La revolución de Matías Almeyda

EL MUNDO / STAFF

Ciudad de México.-En medio del desconocimiento general, infinidad de críticas, con cuatro maletas de gran tamaño y dos mochilas, arribó hace dos años Matías Almeyda a Guadalajara. Según dijo, llegó sólo para platicar con la directiva rojiblanca de un club que en ese momento atravesaba una de las peores crisis de su historia, luchando por no descender.

Ante el descontento de gran parte de la afición y de algunos líderes del equipo, el argentino –el octavo en la historia tras José María Casullo, Héctor Rial, Miguel Ángel López, Osvaldo Ardiles, Ricardo Antonio La Volpe, Carlos Bustos y Óscar Ruggeri– fue presentado como el técnico 51 en la historia de Chivas, como el gran salvador del Rebaño.